En recesión la bolsa “Toca fondo”
Comience
a operar
AHORA
En recesión la bolsa “Toca fondo”
28.04.2020
En recesión la bolsa “Toca fondo”

La crisis provocada por el coronavirus ha generado movimientos en la renta variable tanto de caída como de recuperación especialmente violentos. Si el descenso fue en picado, el rebote -que ya alcanza el 28%- ha sido en vertical -se apunta la subida más abultada en 21 sesiones desde julio de 1938- y la duda es si este será el bueno o aún se producirán más descensos, algo que posiblemente vendrá dictado por la evolución de la economía.

Según los datos recopilados por Morgan Stanley, el S&P 500 históricamente toca suelo entre 4 y 5 meses antes de que la economía haga lo propio. Dar por buena esta media supondría que el mercado descontaría que se volviese al crecimiento entre julio y agosto.

"La relación entre los suelos en el mercado y la economía durante las últimas 5 recesiones en Estados Unidos sugieren que pensar que el mercado ya haya hecho su suelo sería normal. Primero se aplana la curva de tipos, luego las bolsas hacen mínimos y los diferenciales de crédito tocan máximos antes de que las encuestas de PMI alcancen también su punto más bajo. Aunque existen variaciones históricas, que se hayan tocado mínimos sería consistente con nuestras previsiones económicas", argumentan en Morgan Stanley.

De las 12 recesiones de los últimos 100 años en las que se produjo un mercado bajista, en 9 la bolsa hizo su suelo antes que la economía. De hecho, desde los 70 solo ha habido una ocasión en la que la renta variable tardó más en llegar al fondo que la economía y fue tras el estallido de la burbuja puntocom, cuando unas valoraciones disparatadas -especialmente en las firmas tecnológicas- habían provocado una fuerte distorsión en el mercado.

"Históricamente, el mercado hace suelo bastante antes que la economía y esperamos que esto suceda otra vez (...) Solamente tras la burbuja tecnológica vimos un suelo después de que acabase la recesión y esto probablemente se debió a las valoraciones excesivas que se construyeron durante los 90 unidas al golpe que supuso para la confianza de los inversores los escándalos financieros de Enron y Worldcom", aseguran en LPL Research.

Yendo al ejemplo más reciente, en la gran crisis financiera el S&P 500 marcó su nivel más bajo en el mes de marzo y no sería hasta junio cuando la economía hizo lo propio. "En la mayor parte de las ocasiones el mercado bajista comienza antes de que la economía empiece a resentirse y, a menudo, considerablemente antes. Y el mismo finaliza antes de que lo haga la recesión económica salvo en alguna excepción. Con nuestros economistas esperando una contracción, esta secuencia y la idea de que el mercado suele adelantarse a la economía es lo más relevante", apuntan.

Desde los 70 -con la excepción mencionada de la burbuja puntocom- la bolsa se ha adelantado entre 3 y 6 meses a la economía y echando la vista más atrás la mayor diferencia se produjo en la gran depresión. En junio de 1932 la bolsa tocó sus mínimos, pero la economía seguiría encallada 9 meses más. Por contra, tanto en la gran crisis financiera como en la recesión de 1937-1938 la bolsa se adelantó solo 3 meses. Mientras, en otras grandes crisis como la del petróleo en los 70 y la recesión de 1969-1970 el S&P tocó sus mínimos de esta recesión medio año antes de que la economía lo hiciese.

Dilucidar si el rebote de las últimas semanas acabará convirtiéndose en una recuperación completa parece imposible ante la escasa visibilidad. Pero lo cierto es que la rápida subida experimentada en las últimas semanas ya se habría comido una parte importante de la recuperación típica que se produce desde que las bolsas hacen suelo.

Desde el mínimo del año el S&P 500 ha experimentado una subida del 28% -llegó al 28,5%-. Según los datos recopilados por Morgan Stanley, de media el mercado tarda 15 meses en recuperarse desde que toca mínimos y las subidas en V han sido una excepción a lo largo de la historia. De hecho, de las 17 veces que el S&P ha caído más de un 20% desde 1929 solo en una -entre 1932 y 1933- se ha recuperado todo lo perdido en menos de un año. De media el S&P recupera un 26% 6 meses después de haber alcanzado su suelo, un recorrido que en este caso se ha tardado algo menos en de un mes en andar.

El S&P 500 ha recorrido en poco más de un mes un camino que costaba andar seis meses de media

Por otro lado, un año después de haber tocado fondo la revalorización media es del 37%, lo que implicaría un ascenso adicional del 8%, lo que implicaría que la bolsa se quedaría un 10% por debajo de los máximos en febrero. "Aunque tenemos esperanzas de que las acciones estén más altas en un horizonte de 9-12 meses, pensamos que el dinero fácil ya se ha hecho desde los mínimos de marzo y que ahora aparecerá una fase de consolidación, por lo que monetizar parte de estas ganancias tendría sentido en el entorno actual", inciden en BCA Research.

Con todo, hay quien tiene esperanzas incluso en que el año acabe en positivo. "Dada la posibilidad de que el catalizador del mercado bajista desaparezca en un par de meses, esperamos que el cambio en el mercado sea relativamente más rápido que los estándar históricos -potencialmente tardando menos de la media en recuperarse y, ojalá, más cerca de las recuperaciones de los mercados bajistas en recesión que suelen tardar 10 meses-. La clave de este posible rebote, más allá de la contención del Covid-19, será la confianza del inversor en la recuperación. De momento, la clara respuesta de las políticas anunciadas son un puente para ayudar a muchos negocios a atravesar la crisis", explican en LPL Research.

La recuperación de la bolsa ha sido fulgurante y el S&P apenas se deja un 11% en lo que va de año, frente a más del 30% que llegó a dejarse en los mínimos de 2020. Para poder completar la vuelta al nivel en el que arrancó el año, todavía tendría que anotarse en torno a un 12,5%. De completarlo, se convertiría en la mayor recuperación en la historia bursátil, ya que nunca el S&P 500 ha llegado a cerrar en positivo en el año tras llegar a ceder un 30%. La caída más profunda de la que se ha recuperado el índice para acabar el año en positivo se produjo en 2009, tras ceder el 25% y finalizar el año con ganancias del 23,5%. Eso sí, en las últimas crisis ha sido habitual ver varios rebotes sin lograr batir los máximos.

Artículos relacionados